Neurociencia aplicada al éxito empresarial

Los negocios han cambiado. Hoy el consumidor y la empresa puden estar en una sintonía sin presedentes, la innovación en valor es un factor fundamental para el éxito. El Neuro Marketing es pionero de la nueva Era.

Soluciones empresariales

Es imprescindible contar con Sistemas integrales que soporten las buenas estrategias y la operatividad de la Empresa: Sistemas administrativos, CRM y Sitio web corporativo deben estar alineados para lograr la efectividad deseada. Es clave encontrar la mejor solución.

Gestión empresarial

El Todo es más que la suma de sus partes. Estrategia y soluciones deben ir acompañados de una excelente gestión de la empresa. Estar alineados con los tiempos y las tendencias actuales en cuanto a la gestión empresarial es un factor de éxito.

Prosperidad, Crecimiento, Liderazgo

El Factor Humano, el alma de la empresa. Desarrolla el Ser, colabora, participa y serás Grande.

Gestión financiera

Para qué es una Empresa si no para obtener ingresos a la vez que se es úlil a la sociedad. Cuida tu dinero, cuídalo bien desde el primer momento. Comienza con tus finanzas personales, tu empresa más pequeña.

10 de marzo de 2016

¿Cuán lejos quieres llegar?


Piensa en grande.

Una característica de los grandes hombres y las grandes mujeres es que son visionarios y piensan en grande. Pueden hacer cosas que "no sabían que eran imposibles".
Pensar en grande requiere carácter y pasión. Requiere estar dispuestos a romper esquemas y paradigmas, a ir más allá de la realidad actual, a perder el miedo al fracaso. Requiere estar preparados para triunfar.

Por qué pensar en grande


  • Buscamos la oportunidad donde aparentemente no la hay: Ya las oportunidades no nos pasan por el lado, sino que vienen directo a buscarnos.

  • Pasamos de perseguir las oportunidades a crear las oportunidades: Cualquier idea pequeña la convertimos en un propósito, en una fuente de inspiración para crear.

  • Nos elevamos por encima de las circunstancias: No hay obstáculos lo suficientemente grandes para detenernos. Todo es posible.

  • Nos auto motivamos: Pensar en grande nos provee del combustible esencial para lograr las metas: el deseo de hacerlo y lograrlo.
  • Crecemos: somos del tamaño de nuestros pensamientos.

Si quieres tener éxito plantéate metas ambiciosas, ponles pasión y enfócate. Hazlo con convicción. Si quieres dar el paso, ten en cuenta lo siguiente:

Cómo pensar en grande

  • No dejes las cosas al azar. Planea, visualiza y actúa. Las metas no se cumplen por sí solas. Empieza ahora, da el primer paso, ese es el más difícil.
  • Actúa en pequeño. Sí, así como lo ves. Actuar en pequeño no quiere decir que te limites o que vayas demasiado lento. Quiere decir que le des importancia a los pequeños detalles, a las pequeñas acciones, que no dejes nada para mañana. Pon una piedra cada día al castillo de tus metas. Mantente en movimiento, sin prisa pero sin pausa.
  • Enfócate. Si no puedes mantener el enfoque el tiempo suficiente, tampoco puedes mantener la energía que hace falta para mantener “la maquinaria” funcionando. No diversifiques, enfócate en la meta y avanza paso a paso.
  • Mira la solución, no el problema. Siempre hay problemas cuando te propones metas. Mientras más grande la meta, mientras más en grande piensas, más problemas tienes que afrontar. Cuando mires esos problemas, realmente no los mires a ellos, sino a su solución. Los problemas paralizan, la visión de la solución te da fuerzas.
  • Aprende todo lo que puedas sobre lo que estás haciendo. No esperes a saberlo todo para actuar, pero mantente aprendiendo y perfeccionándote.
  • Hazte amigo de la suerte. Como decía Thomas Jefferson: “creo mucho en la suerte, y he constatado que mientras más trabajo, más suerte tengo”. Olvídate del viejo refrán, en realidad la suerte es de quien la busca. Eso sí, trabaja duro, es más, trabaja inteligente.
  • Sé positivo. Mírate a ti mismo victorioso. Anula la negatividad y busca la oportunidad en cada situación. No sólo mírate victorioso, siéntete victorioso, disfruta la emoción de sentirte así, dile a tu mente que ese eres tú y que te gustas así. Recuerda que todo se crea dos veces: la primera vez lo creas en tu mente.
  • Aprende de todos y de todo. Todos pueden enseñarnos algo, todos podemos enseñar algo. Sé noble sobre lo que sabes y sobre lo que puedes aprender. Lo que tienes hoy, úsalo, pero mantén la mente abierta y respeta el conocimiento esté donde esté.
  • Fija metas posibles de alcanzar. Fija metas que al lograrlas, te proporcionen un refuerzo positivo para ayudarte a mantenerte en el camino hacia la gran meta.
  • Sobre todo, nunca te rindas. Nunca, nunca, nunca, nunca te rindas. Puede que el éxito se esconda detrás del siguiente recodo del camino, jamás sabrás cuán cerca estás del éxito a menos que dobles la curva. Los premios de la vida se encuentran al fin de cada jornada, no cerca del comienzo.
Como alguien dijo: “Si igual hay que pensar en algo, por qué no hacerlo a lo grande.”

Clave de éxito

Sueñe usted grandes y atrevidos sueños y luego obtenga logros modestos cada día. Robert Kiyosaki

28 de febrero de 2016

¡PELIGRO! Destructores de sueños


¿Qué crees de estas frases?:
  • No hagas eso que vas a fracasar.
  • No sé para qué haces eso si no obtienes ningún beneficio.
  • Esa Meta es demasiado grande, no podrás lograrla.
  • Eso es una locura, es imposible.
  • Eso es impráctico, ¿cómo estás siquiera pensando en hacer algo así?
La lista pudiera ser más larga, pero creo que con esta ya tienes la idea de a qué me refiero. Cuando te planteas una Meta, siempre hay personas que tratarán de detenerte o desilusionarte.
Sí, me refiero a las personas que tienes alrededor y que se empeñan en destruir tus sueños. En ocasiones incluso son tus seres más cercanos: familiares o amigos, así que no pienses que lo hacen con mala intensión o para hacerte daño (al menos no siempre).
El miedo es una emoción que, si no la usamos a nuestro favor, nos limita, recuerda que funcionamos por emociones. Varias de las personas que tienes alrededor, y que tienen miedos, tratarán de “protegerte” o alertarte. Como tú también tienes miedo (todos tenemos) y quieres protegerte puedes caer en la trampa. Es natural, por algo se llama la zona de confort, pero tienes que ser firme.
Cuando te planteas una Meta tienes que hacerlo con convicción, con un propósito firme y un deseo inmenso de lograrlo. Como dice el escritor brasileño Paulo Coelho: "Cuando una persona desea realmente algo, el universo entero conspira para que pueda realizar su sueño."
Entonces, ya que te estás planteando Metas, y que tienes el propósito de cumplirlas debes prepararte para los obstáculos, uno de los cuales, y muy peligroso, es este: los destructores de sueños.

Cómo defenderte de esos destructores de sueños

  • Piensa en los beneficios que obtendrás al lograr tus metas o tus sueños: Resáltalos por encima de todos tus miedos y el esfuerzo que tienes que hacer para lograrlo. Cada vez que te invada la desilusión o el deseo de renunciar o rendirte, piensa en los beneficios de lograrlo.
  • Visualízate logrando tu objetivo: Siente lo más real posible las emociones que te producirá ese logro. Esto es un combustible bien fuerte para seguir esforzándote.
  • Defiéndete con nobleza (pero con firmeza): No hieras verbalmente a las personas que tratan de desilusionarte, como te he dicho (aunque en la vida hay de todo), no siempre es con malas intenciones. Si son personas con las que puedes conversar y tratar de convencerlos para que dejen de preocuparse por ti en ese sentido, inténtalo. Si no son esas personas, simplemente evítalas o evita ese tipo de tema con ellos.
  • Mira el lado positivo: Si cuando hablas de tu idea o tu meta, nadie te dice: “estás loco”, entonces revisa la meta o la idea, tal vez no es suficientemente grande. Este mundo es de ”los locos”, así que el hecho de que traten de detenerte, no es tal mala señal después de todo.
  • Diviértete y ríete por dentro: Cuando lo logres, tú serás el que diga: “¿Vieron? Dije que sí podía.”

Tips contra los destructores de sueños

  • Pensamiento positivo: el cerebro cree todo lo que le dices, llénate de pensamientos positivos y repítete en cada momento que sí, que sí puedes y que sí lo vas a lograr, que de hecho, ya eso es un logro. "Tanto si crees que puedes como si no, en cualquier caso tendrás razón", Henry Ford.

  • Sigue tu intuición: En muchas ocasiones lo primero que se te ocurre hacer, es lo correcto. Hay que analizar, por supuesto, pero no demasiado, el análisis por parálisis es otro grande obstáculo para lograr las metas.

  • Disfruta el proceso y no tengas miedo al fracaso: este es parte del proceso. En cualquier caso, estarás más preparado la próxima vez. "El que nunca ha fracasado, es porque tampoco nunca ha intentado nada", Og Mandino.

  • Rodéate de personas positivas y optimistas, "de locos" como tú.

Clave de éxito

Automotivación, autoconfianza, autovaloración, autoimagen.

25 de febrero de 2016

Sin Metas no hay paraíso

Metas personales y familiares que requieren dinero

Eso amigo, andar sin metas es no saber a donde vas. Incluso con un mapa, si no sabes a donde vas te sirve de poco.
Las metas son una motivación increiblemente fuerte para hacer las cosas con pasión, determinación y efectividad.
¿Cuál es el objetivo de trabajar con ahínco todos los días, de llegar cansado a la casa y además de eso dedicar tiempo a registrar, planificar y controlar tus gastos? Si vas por buen camino una respuesta coherente debería ser: Para cumplir las metas personales y familiares.
Si tu objetivo es simplemente acumular dinero y no tienes metas concretas, te sugiero que pares, reflexiones y cambies de dirección. El dinero es un medio, una herramienta poderosa para lograr objetivos, pero no debe, bajo ningún concepto, ser el fin de tus acciones. Las consecuencias puedes ser desastrosas.
Mi primera sugerencia de hoy es: Ponte metas y haz todo para conseguirlas. Fíjate que no me refiero a esas metas como: "ser feliz"., "bajar de peso", "ser una mejor persona". Esas no son metas, en todo caso son resoluciones con buenas intensiones pero que al final tienen muy pocas probabilidades de cumplirse, en primer lugar, porque les falta lo principal para ser una meta bien planteada: ser concretas, medibles y tangibles.
En este caso me refiero a metas materiales, que se pueden comprar con dinero y por tanto requieren de un esfuerzo económico y de un buen manejo financiero.

Pasos esenciales para lograr las metas

  1. Plantea la meta de forma correcta y completa: La meta debe ser concreta, medible y tangible.
  2. Establece (estima) el esfuerzo económico que requiere: Ponle un precio. Debes conocer qué cantidad de dinero necesitas para cumplirla.
  3. Establece un Plan de acción: Debes saber qué pasos son necesarios para cumplir la meta. Define esos pasos en forma de objetivos parciales, ponles fecha a cada uno.
  4. Establece la fecha de cumplimiento: Debe estar enmarcada en un período de tiempo, es decir, debes saber en qué tiempo la vas a cumplir si te enfocas y sigues estos pasos.
  5. Sé constante, firme y perseverante: El solo hecho de plantear las metas y escribirlas no basta para que se cumplan. Debes actuar.
De acuerdo al tiempo de cumplimiento de las metas, deben dividirse en metas a corto, mediano y largo plazo.

Metas a corto plazo

Las metas a corto plazo son aquellas que se pueden cumplir en los próximos meses, por ejemplo: 
  • comprar un par de zapatos. 
  • salir a cenar con la familia.
  • comprar un adorno para la casa,.
  • comprar un pantalón.
Como ves estas metas entran en cualquier categoría de las que vimos para el Presupuesto familiar, pueden ser necesidades o lujos, por tanto también hay que priorizarlas. No tengas miedo, las metas también son para premiarte por tu trabajo y tu esfuerzo.
Puedes determinar estas metas al inicio de cada mes, antes de recibir tus ingresos previstos.

Metas a mediano plazo

Estas metas requieren de un poco más de esfuerzo y dinero. Su tiempo de cumplimiento es de varios meses, algunos ejemplos:
  • Comprar un televisor u otro electrodoméstico
  • Hacer arreglos en la casa
  • Viajar
  • Comprar un computador.
Por lo general, y como requieren de más tiempo y dinero, es necesario planificarlas con más detalle y cuidado.

Metas a largo plazo

Estas metas son - a mi juicio - las más importantes. Sus resultados, sus frutos, no se ven inmediatamente, sino con el pasar de los años. Requieren de mucho más dinero y esfuerzo, y es por esto que son las más difíciles de cumplir. Requieren de mucha perseverancia, pero quien las cumple disfruta por mucho tiempo sus logros.
Algunos ejemplos de metas a largo plazo:
  • Establecimiento de un negocio
  • Comprar o construir una casa
  • Comprar un terreno
  • Comprar un automóvil. Esta meta pudiera plantearse como una meta a mediano plazo, depende de los ingresos y las posibilidades reales así como el país en que te encuentres.
Puede que estos ejemplos no coincidan con tus metas personales y familiares, no importa, ajústalas a tu realidad, lo más importante es que tengas tus propias metas y que, como te dije antes, hagas todo para cumplirlas.

Tips para el logro de las metas personales y familiares

  • Si eres de los que les cuesta trabajo ahorrar con el dinero en casa, abre una cuenta de ahorro como fondo para el cumplimiento de las metas.
  • Para el caso de las metas a mediano y largo plazos, destina un fondo mensual de acuerdo a tus ingresos.
  • Celebra los logros. Esto es sumamente importante, celebrar tus logros tiene un efecto muy positivo en tu mente y te motiva para seguir trabajando y esforzándote por alcanzar las metas.
  • Conociendo el precio de la meta y la cantidad de dinero que le puedes dedicar mes por mes, puedes estimar mejor su fecha de cumplimiento.
  • El dinero de las metas es sagrado, evita por todos los medios utilizarlos para otros gastos.
Celebra el logro de tus metas personales

Claves de éxito

Responde esta pregunta: ¿Qué puede hacer usted, que no esté haciendo ahora y que, si lo hiciera regularmente, representaría una tremenda diferencia positiva en su vida personal?

Algunas fuentes revisadas:
Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva, de Stephen Covey
100 técnicas para gestionar una pequeña empresa, de Wilson Mariño

21 de febrero de 2016

El presupuesto familiar



En una publicaciónanterior te hablé de una solución para lograr que te alcance mejor el dinero. El objetivo que nos planteamos fue Optimizar y controlar los gastos, eliminar las compras por impulso y el derroche del dinero.
Sin embargo, como bien dijera Lord Kelvin: "lo que no se mide, no se puede mejorar". Hoy lo único que sabes es que el dinero no te alcanza, y tienes una idea (por lo general acertada) de que lo gastas en cosas innecesarias.
Ahora, si te preguntara:
  • ¿En qué gastas tu dinero?
  • ¿Cuánto gastas en alimentación, transporte, fiestas, bienes materiales, etc?
  • ¿Cuánto has gastado hoy, ayer, la semana pasada?
  • ¿Cuánto dinero te queda disponible para el mes?
  • ¿Qué gastos reducirías, eliminarías, aumentarías o crearías para optimizar tus finanzas?
  • ¿Cuánto tiempo necesitas para ahorrar el dinero suficiente para la compra de ese televisor / juego de muebles / par de zapatos / casa que quieres, o para abrir ese negocio tan importante?
¿Podrías dar una respuesta clara y precisa?
Difícilmente podrás hacerlo si no llevas el control de tus finanzas y no cuentas con un presupuesto familiar.

Qué es el presupuesto familiar

El presupuesto familiar es un documento en el que se registran los ingresos y los gastos de la familia de forma detallada y organizada. Este registro, además, debe estar enmarcado en un periodo de tiempo determinado.

Para qué sirve el presupuesto familiar

  • En primer lugar te ayudará a responder las preguntas que te hice al inicio, pues te provee de información necesaria para hacer análisis de tus finanzas y actuar en consecuencia.
  • Te da los números necesarios para que puedas evaluar tu nivel de vida y ajustarla según tus posibilidades reales (que deberían ir aumentando paulatinamente).
  • Te permitirá planificar el ahorro y si tienes deudas, planificar su pago lo antes posible.
  • Puedes hacer previsiones a futuro de acuerdo a tus números actuales y a las tendencias, que como verás, podrás ir analizando período tras período.
Si crees que son razones suficientes para tomar el tema en serio y dar otro paso en la mejora de tu economía y tu vida, sigue leyendo.

Cómo elaborar el presupuesto familiar

Este es un documento sencillo de elaborar, pero sí requiere de disciplina, dedicación y compromiso, cosas que te van a servir no solo para este pequeño ejercicio, sino para la vida.

1.   Diagnosticar tu situación actual

El diagnóstico de la situación te va a servir básicamente para saber cómo consumes hoy tus ingresos.

Registra tus ingresos

Utilizando la herramienta que te sea más cómoda: papel y lápiz, hoja de cálculo excel, etc, comienza a registrar tus ingresos mensuales. Cada vez que recibas un ingreso lo registras especificando la fecha, el concepto, que es una descripción pequeña del ingreso, y la suma ingresada. Incluye todos los ingresos que recibas, los préstamos también.

Registra tus gastos

Con la misma herramienta registra tus gastos (por lo general son más frecuentes que los ingresos, así que sé constante) especificando en cada caso la fecha, el concepto, que es una descripción pequeña del gasto, y la suma gastada. 
No te preocupes por el momento en hacer cambios en tu ritmo de vida (tanto en los ingresos como en los gastos), simplemente registra todo con sinceridad y disciplina (por supuesto, si tienes oportunidad de aumentar los ingresos, adelante).
Todos los días, haz un balance de lo ingresado y lo gastado. Calcula la diferencia de los ingresos menos los gastos para que vayas conociendo cómo vas con las finanzas y así vas creando el hábito del control. Conoce además cuánto tienes disponible.

Agrupa los ingresos y los gastos por concepto o categoría

Al cabo de tres meses, realiza el análisis de los números.
Agrupa los conceptos tanto de los ingresos como de los gastos. En el caso de los gastos utiliza la misma propuesta de categorías que hice en la publicaciónanterior para los tipos de gastos. Utilízala, pero detállala más. Por ejemplo, en el caso de la categoría Alimentación, puedes agregar varias subcategorías según los tipos de alimentos, si son parte de la alimentación diaria en el hogar o si forman parte de gastos imprevistos cuando estás en la calle.

2.   Analizar la información

Ya tienes la fuente de información. Como han sido tres meses puedes ver incluso un comportamiento promedio de cada mes. Ahora no solo tienes la idea, sino que tienes los números exactos y la información de a dónde va tu dinero mes por mes.
Revisa cada categoría tanto de ingresos como de gastos. Haz un análisis sincero y responsable de tus gastos.
En este momento puedes tomar las decisiones más importantes para este ejercicio y para que la optimización de tus finanzas sea realmente efectiva.
Ahora puedes decidir:
  • Qué gastos debes priorizar porque crees que son importantes para la familia y sin embargo no tienen la atención que requieren.
  • Qué gastos debes reducir pues les estás ocupando más dinero del que deberías.
  • Qué gastos debes eliminar porque están afectando demasiado la economía y no son para nada necesarios.
  • Qué gastos deberías incluir para llevar una vida mejor con los recursos que tienes hoy, para garantizar tu futuro cercano o para invertir en un negocio y aumentar tus ingresos.
Toma tu decisión, escríbelo y prioriza según lo siguiente.
Cada una de las categorías que hemos visto, ubícalas en la siguiente clasificación. Recuerda que puedes detallarlas mejor de acuerdo a tus gastos personales y familiares y a la prioridad que le asignes a cada una:
  • Gastos fijos obligatorios: Imprescindibles para mantener la unidad, el bienestar y la seguridad familiar, como el pago de la renta, educación y salud. Prácticamente inmutables, si los evades te puedes quedar sin vivienda, sin salud o sin educación.
  • Gastos variables necesarios: Imprescindibles pero hasta cierto punto controlables, como la alimentación, ahorros y algunos servicios básicos. Son variables porque no necesariamente hay una cuota fija para todos los meses. No se pueden evadir, pero se pueden ajustar según el nivel de ingresos y otros factores internos de la familia.
  • Gastos variables secundarios: Su nombre lo dice, no hay una cuota fija para ellos y pueden o no ser de importancia para la familia, eso depende las prioridades particulares. Salidas, fiestas, "antojos", lujos, etc.
  • Gastos ocasionales: Constituyen los gastos no planificados, por lo general son una gran fuente de gastos que se pueden evitar.
Estas prioridades varían de familia en familia, lo anterior es una sugerencia que debe ser adaptada a tu propia realidad, necesidades y objetivos.

3.   Planificar

En este momento tienes no solo los números, sino además lo que significan para ti y tu familia en términos económicos y de calidad de vida. Es el momento de planificar combinando los datos obtenidos en el diagnóstico con las prioridades que has definido. 
Cómo lo haces.
Destina una cantidad de dinero para cada partida (las categorías que definimos) acorde a tus prioridades. Ahora sí puedes optimizar tus finanzas como tesugerí, pero con información más precisa de forma que puedas medir y hacer comparaciones.
Muy importante, repite este proceso cada cierto tiempo, pues tus prioridades pueden variar así como los ingresos.

Tips para un presupuesto efectivo

  • Sé sincero y objetivo en la planificación.
  • Planifica el ahorro.
  • Planifica las metas a corto plazo.
  • Planificado las metas a mediano y largo plazos.
  • Planifica el pago de deudas.

Claves del Éxito

Recuerda: con una mentalidad adecuada y buenas prácticas, tu pequeña empresa será próspera y podrá crecer.




18 de febrero de 2016

¿Cómo hacer que te alcance el dinero?


Habitualmente escuchamos frases como:
  •   No tengo dinero.
  •   Todo está caro.
  •   No llego a fin de mes.
  •   No me pagan lo suficiente.
  •   No puedo ahorrar porque no me alcanza.
  •   Cómo voy a abrir un negocio sin dinero.
¿Las dices tú a menudo, te identificas con ellas? Seguramente.
¿Estamos condenados a vivir con ellas por siempre? Depende.
¿Quieres despojarte de estas frases o pensamientos y tener paz financiera? Sigue leyendo.
Esas son frases que escuchamos tan a menudo que se han convertido en normales entre colegas de trabajo o amigos. Son resultados de un modo de vida que nos puede llevar a la frustración y depresión cuando vemos que nuestro salario de cada mes se nos va de las manos como agua. La sensación es de que nunca tenemos dinero para nuestras necesidades o para nuestros gustos, o de que no hay una garantía futura respecto a la situación financiera o para sufragar gastos de emergencias personales o familiares.
Recientemente en una conversación con amigos, me hablaban del shock en el que estaban cuando hacían el resumen de sus finanzas para la declaración de los impuestos anuales. Qué “sorpresa” cuando vieron que sus ingresos del año (como empleados) estaban por encima de la media, sin embargo, ni habían adquirido bienes ni tenían dinero ahorrado.
Es cierto que todos no tenemos los mismos ingresos, siendo unos más altos que otros, y que en algunos casos, la situación es extrema. Sin embargo, si nos fijamos bien, cuando escuchamos las frases con las que comencé este texto, por lo general no hay un patrón que nos pueda decir que aquellas son mencionadas por personas con ingresos por debajo o por encima de la media. Sino que hay personas de ambas clasificaciones: tanto los que tienen altos ingresos como los que son dueños de ingresos bajos.
Lo anterior nos lleva a una reflexión: el problema NO está precisamente en los ingresos, aunque estos sean bajos, siempre se puede hacer algo para que rindan más. Nuestros deseos, y la necesidad de satisfacerlos, siempre van a ser mayores que nuestras posibilidades actuales. Y esto es algo bueno, es la principal motivación que nos lleva a mejorar todos los días (siempre que realmente hagamos algo para mejorar). Ahora, ese comportamiento que es (a mi consideración) un impulsor para buscar mejoras y soluciones, también se puede convertir en un enemigo de nuestras finanzas si no lo controlamos.
¿Tenemos salida ante esta situación?, ¿es posible lograr libertad y paz financiera independientemente de nuestros ingresos actuales?, ¿qué podemos hacer?
Siento un placer inmenso y una gran satisfacción de decirte que sí: sí tenemos salida, sí podemos lograr la libertad y paz financiera que queremos, sí podemos hacer algo para lograr ese deseo.
Las sugerencias que te voy a dar aquí son fruto en primer lugar de mi experiencia, y en segundo lugar de estudios y experimentos que he estado realizando desde que soy consciente de estos temas. Hoy, puedo garantizar que sí se puede, pues yo lo he hecho y las personas que han seguido mis consejos también han logrado mejoras en sus finanzas personales.
Algo que esclarecer antes de continuar: estas sugerencias son para mejorar el estado de tus finanzas con los ingresos actuales, por el momento no estamos hablando de incrementar los ingresos, este tema lo trataremos en otra publicación.

Cómo hacer que alcance el dinero

1. Crea hábitos de prosperidad para lograr tus objetivos

Se requiere un cambio de mentalidad total para entender que podemos mejorar nuestras vidas desde nosotros mismos. De hecho, toda mejora debe empezar por nosotros mismos. Lo que necesitamos primeramente es un cambio de paradigma, una ruptura con antiguos modos de pensar para buscar soluciones a las situaciones actuales. Según Stephen Covey: "El modo en que vemos el problema, es el problema".
Si tu visión del problema es: la culpa de que no me alcance el dinero es de alguien o algo externo, que no puedo controlar; ni sigas leyendo, porque mientras ese alguien o algo no “quiera” resolver tu problema, estás condenado.
Por otro lado, puedes tener una visión del problema distinta: existen agentes externos que influyen en gran medida en mi situación económica, y me es difícil y a veces imposible controlar esos agentes externos. Sin embargo, puedo controlarme yo, y como la situación económica es mía, también la puedo controlar.
En este último caso, seguramente vas a poder mejorar tu situación económica si te lo propones con convicción  y disciplina.
Somos lo que hacemos día a día. De modo que la excelencia no es un acto, sino un hábito. ARISTÓTELES

2. Define tu objetivo, que sea claro y alcanzable

Si no defines hoy cómo quieres estar mañana, te levantarás cada día y harás “cualquier cosa”. En el mejor de los casos te vas a preguntar por qué estás haciendo eso, pero casi nunca vas a tener respuesta, simplemente lo haces. Eso no es lo que quieres, lo que quieres es saber a dónde vas, qué quieres lograr, y eso mimo te da fuerzas para seguir haciendo lo que haces, pues el fin es lograr tu objetivo.
Vamos a la práctica. Lo que quieres lograr (asumo eso porque sigues leyendo) es hacer que tus ingresos te rindan más. De manera que puedas tener la calidad de vida que te mereces y a la vez contar con paz financiera, sin deudas, sin preocupaciones, porque el mañana lo tienes garantizado.
Para lograr esto hay más de una variante. Lo ideal sería aumentar tus ingresos para que puedas llevar una vida más holgada. Otra variante es optimizar los gastos para que los ingresos que tienes hoy te alcancen y no tengas que endeudarte o llevar un nivel de vida precaria.
Aunque aumentar tus ingresos depende en parte de ti, es cierto que es un paso mayor y requiere de otras actividades. Así que hoy nos vamos a centrar en optimizar tus gastos, que es un elemento que puedes controlar seguramente.

3. Optimiza tus gastos

Lo que importa más nunca debe estar a merced de lo que importa menos. GOETHE
Una de las principales causas de que no nos alcance el dinero que ingresamos mes a mes, es que lo mal gastamos. Lo mal gastamos porque no hay un control adecuado de qué compramos, simplemente lo hacemos por impulso. Cosa demasiado peligrosa para las finanzas. Este punto puede ser polémico, es muy subjetivo y depende mucho de la filosofía de vida que tiene cada cual, de los ingresos, de circunstancias externas que por lo general no podemos controlar, como los precios o situaciones particulares que hay en cada familia y que requieren gastos extras.
Pero todo no está perdido. Si planificamos bien, seguramente los ingresos rinden más. Hay muchos cuartos, gavetas, armarios, llenos de cosas que compramos y nunca usamos. De eso se trata, planificar los gastos de manera que compremos o gastemos en cosas a las que realmente les damos uso.
Para planificar los gastos primero hay que priorizarlos. Este plan no puede sobrepasar nuestro presupuesto, no pueden bajo ningún concepto, ser mayores los gastos que los ingresos. Si se incumple lo anterior entonces, en el mejor de los casos, vivirás endeudado.
Si clasificamos los gastos por su importancia, estos pudieran ser - según Wilson Mariño, empresario ecuatoriano -: gastos prioritarios mensuales, gastos secundarios mensuales, entretenimientos, gastos no mensuales, bienes comprados, imprevistos, pago de deudas y ahorros e inversiones.
Para cada de estas clasificaciones, planifica una cantidad de dinero según tus ingresos. Recuerda que la suma planificada para todas las clasificaciones, debe ser igual a la suma de tus ingresos.

4. Controla tus gastos

Ya tienes tu planificación de gastos. Estás consciente de que la disciplina es primordial. Tienes tu objetivo bien definido. Ahora solo falta actuar.
Tómate 10 minutos todos los días para registrar tus gastos. Cumple la planificación. Cada vez que sientas el impulso de comprar algo, revisa si está planificado y si es estrictamente necesario. Lleva este control diariamente y evalúa su cumplimiento.
Haz lo anterior al principio de cada mes, o si te es más conveniente, hazlo en la fecha en que recibes tu principal ingreso, pero trata de que la planificación sea mensual.
Al final de cada mes puedes revisar nuevamente la planificación y su cumplimiento. Haz los ajustes necesarios.
Cuando lleves tres meses haciendo esto, verás que tus ingresos te han rendido más y además, si has planificado bien, tienes tus ahorros. En ese momento, empieza a pensar en aumentar tus ingresos.

Tips para optimizar las finanzas

  • Ahorra al menos el 10% de tus ingresos, o el 5%, o el 1%, pero ahorra algo.
  • Planifica primero la vivienda, alimentación, educación, salud.
  • Aprovecha los días de descuentos en los supermercados.
  • Averigua en los centros o mercados si tienen algún tipo de afiliación y aprovecha esos beneficios.
  • No hagas de las tarjetas de crédito un modo de vida.
  • No compres por impulso.
  • Solicita descuentos siempre que puedas (o sea, siempre).
  • No gastes dinero antes de recibirlo.

Claves del Éxito

Tus finanzas personales constituyen la empresa más pequeña que vas a gestionar. Hazlo bien, comienza desde hoy.
Nuestra conducta es una función de nuestras decisiones, no de nuestras condiciones. Tenemos la iniciativa y la responsabilidad de hacer que las cosas sucedan.

Este es el primer artículo de muchos que les voy a regalar. Creo fielmente que el conocimiento y las buenas experiencias hay que compartirlas. Tengo la firme convicción de que podemos mejorarnos todos los días, yo lo estoy haciendo.